Ni la Ley de Bosques ni las exportaciones alcanzan. El sector forestal cierra un año en alerta
BALANCE | 26.Dic.2018 | 10:00

Por Ing. Ftal José Saiz*

Eldorado, Misiones | Especial para NEA RURAL |  Ha llegado fin de año y con él la retracción estacional de demanda, oferta, actividad forestal y foresto industrial en general. Aunque, en este 2018, parece haber llegado bastante antes, a juzgar por los comentarios vertidos por los distintos actores del sector.

Bosques implantados: pero no todas son pálidas, la sanción a la prórroga de la Ley 25.080 parece haber llevado tranquilidad a los productores forestales. También la realización del sexto encuentro de la llamada Mesa Forestal, el pasado martes 4 de diciembre, despertó expectativas entre los actores privados de la foresto industria. Ello sin olvidar la concreción de la iniciativa denominada ForestAr 2030, expresión público privado que busca poner en valor los bosques nativos y plantaciones comerciales de Argentina como bases para dar cumplimiento con los compromisos internacionales de Argentina frente al cambio climático y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 de la ONU. 

A nivel provincial se destaca la noticia de que el Fondo de Crédito de Misiones lanzó una línea de apoyo financiero para Pymes con perfil exportador y que serán destinados a atender la cadena de productividad foresto-industrial que abarcan a viveros como primera parte de la cadena, hasta el mueblero. Son montos que van hasta el millón y medio de pesos con tasas flexibles.

Por otra parte se han escuchado voces que, si bien celebran la prórroga de la Ley 25.080, advierten que de poco servirá si no se presupuestan los fondos para su efectiva aplicación. Esta apreciación se basa en la abultada deuda que la Nación mantiene con los productores que, solo en Misiones, ya supera los 400 millones de pesos.

También hay quienes se quejan de que la baja de la actividad provoca una elevada oferta de rollos, lo que conlleva precios deprimidos de los mismos, planteándose entonces si es conveniente seguir subsidiando las plantaciones.

Este excedente de oferta de materia prima, y en la búsqueda de lograr algo de rentabilidad para las plantaciones, ha llevado a que, desde la provincia de Entre Ríos, se estén exportando rollos de pino con destino a China país, que no hace mucho tiempo, ofreció viviendas de madera a precios tales que amenazaban la continuidad de la industria nacional.

Sobre la industria forestal: vale considerar los datos, aún en proceso y que alcanza anualmente a 500 empresas madereras de todo el país, presentados en el 139° Congreso Maderero de FAIMA, la Federación Argentina de la Industria Maderera y Afines, realizado los días 23 y 24 de noviembre en Buenos Aires. Los mismos indican que la industria maderera estima cerrar el 2018 con una caída en su producción en torno al 9,5%. El 60% de las empresas del sector foresto industrial señala que su producción cayó más del 5% en 2018 y el 64% expresó que las ventas cayeron más del 10 %, registrándose así numerosos casos de empresas con caídas de más del  40% en sus ventas. Además, 1 de cada 3 empresas disminuyó su dotación este año.

A la caída de ventas se le suma un gran aumento de los costos: las tarifas, la tasa de interés exorbitante y destructivo de la cadena de pagos y el aumento de los insumos dolarizados. Con ventas en baja y costos que se disparan la actividad carece de rentabilidad.

 

Bosques nativos (BN): el principal problema que enfrentan es el del bajo presupuesto asignado a los mismos: 570 millones, cuando debería ser 3 % del presupuesto nacional + 2 % de retenciones a las exportaciones.

Y a nivel local, el grave problema que enfrenta es la inseguridad jurídica, plasmada en la intrusión; problema que se irá agravando en la medida que los hijos crecen y necesitan su propio espacio, ayudado por la falta de trabajo.

Recordemos que los BN misioneros ocupan más del 50 % de la superficie provincial, de la cual aproximadamente 1 millón están en manos privadas y la importancia de dichos bosques radica en que representan el 50 % de la biodiversidad del país y los demás servicios eco sistémicos que brindan, tal como la captación del CO2, el papel que juegan en el ciclo del agua y su carácter paisajístico. Por ello se considera que el potencial del BN está en los servicios ecos sistémicos que brindan, los cuales deberían generar algún ingreso para el propietario, la incentivación a su conservación debe necesariamente pasar por otorgarle valor a dichos servicios.

Una queja permanente de los propietarios, como así de los profesionales vinculados, es la excesiva burocratización del Ministerio de Ecología provincial, lo que incide negativamente en el desarrollo de inversiones ante el largo tiempo que demandan la aprobación de los proyectos.

Sería altamente positivo la incorporación del componente árbol a la actividad ganadera, es decir la incorporación de especies nativas a los potreros.

 

*Editor de Curí, Noticias de Bosques y Madera.

TE PUEDE INTERESAR
Las plantaciones de eucaliptos alteran el desarrollo de las larvas de anfibios
BOSQUES
Técnicos del INTA Concordia ensayan en nuevos lotes sistemas silvopastoriles
PRODUCCIÓN
Evalúan la resistencia de la madera de pino impregnada para postes urbanos
MADERA
Se amplían las capacitaciones para MiPyMES forestoindustriales
INDUSTRIA
Bienvenidos | Tapeguahé poráite | Bemvindos
Secretaría de Redacción: Eliana Benay
Tucumán 1734 - 6A (3300) | Posadas, Misiones (ARG)
Tel/Cel: +54 376 474-0510 | Copyright 2002 - 2018

Un producto     QS | Auspiciantes | Contacto