La Chipa Pirú, un producto de exportación, llegó hasta mi mesa
GASTRONOMIA | 02.Nov.2016 | 10:28
Por Camila Ortiz*

“Te trajimos chipa de Encarnación”, me dijeron, y agradecí sin prestar atención. (Chipa importada.) Al sentarme a desayunar me percaté de que no era la chipa que normalmente consumía o que habitualmente “cruzaba” el puente San Roque González de Santa Cruz  para llegar hasta mi mesa. Claro, al vivir en la ciudad de Posadas, había conocido la chipa guazú, so ´o, ble-ble, o el caburé, entre otras, que quizás ni sabía nombrar debidamente. Esta chipa estaba envasada, era chiquitita y era más crocante. Con apenas un poco investigar me enteré que la llaman “Chipa Pirú”.

Había sido que… estas chipas se exportaron a Estados Unidos y a España desde hace varios años! Entre las firmas que la comercializan encontramos a Las Hijas de Feliciana de Fariña, Karu, y La Rosca, entre otras, detalla el diario ABC Color, en un nota de 2012, donde narra además, el ingreso de este alimento y su posicionamiento, primero en Asunción para, finalmente, en el comercio exterior. Mi madre, que vivió su primera infancia en Paraguay, recordó que en Asunción era habitual encontrarla. Hablamos de al menos 40 años atrás. 

Se reconocen 70 variedades de chipa o chipá, indica la enciclopedia digital Wikipedia, donde la Chipa Pirú la describen como “una pequeña rosquilla abizcochada de no más de dos centímetros de diámetro, enormemente crocante”. (Qué sabe Wikipedia!) Al degustar esta variedad, justamente, me había llamado la atención esta cualidad y también, pensé en que se conservaría más tiempo al ser un producto envasado -con ansias de adquirir algunos paquetes más y tenerlos  a disposición-.  

Esta propiedad ya había sido aprovechada por las firmas paraguayas para llevar este producto tradicional de su país y de la Región a otros países del mundo, mientras personalmente recién las descubría y me asombraba de su existencia. 

“¡Colón descubrió América! Y yo también”, dirían -burlándose- los estudiantes de nivel primario. No obstante lo que resulta novedoso es que no está disponible en el mercado posadeño. 

La Chipa Pirú, se puede llevar sin que pierda su sabor, sin que se eche a perder y convidarla a quienes no la conocen o a quienes están lejos, casi como un souvenir gastronómico. “Ves, eso es lo que sé, no es mucho pero lo cambia todo”, escribió una vez Julio Cortázar, (siempre) oportuno de citar.

……………………………………

* Periodista. De la redacción de NEA RURAL | ortizh.camila@gmail.com

TE PUEDE INTERESAR
El agro sigue pagando los peores salarios, y tanto peores si vivís en Misiones o Tucumán
SALARIOS
Un Litoraleño al sillón mayor de Agroindustria
POLÌTICA
La ganadería debe decidir: ¿Consumo y/o Exportación?
CARNE
La genómica en el mejoramiento forestal llegó para quedarse
GENÉTICA
Bienvenidos | Tapeguahé poráite | Bemvindos
Secretaría de Redacción: Eliana Benay
Tucumán 1734 - 6A (3300) | Posadas, Misiones (ARG)
Tel/Cel: +54 376 474-0510 | Copyright 2002 - 2018

Un producto     QS | Auspiciantes | Contacto